Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 agosto 2009 3 12 /08 /agosto /2009 03:31

 

(Resumen de ponencia para Corredor 2009):

La realidad concreta tiene muchas cualidades cuyas cuantías varían. Podemos sentir sólo algunas de esas variables. Cada variable sensible tiene un valor clave, para el  cual disponemos de nuestra máxima capacidad de distinguir. En un rango alrededor de ese valor distinguimos cada vez menos, hasta llegar a los umbrales y dinteles de nuestras capacidades sensibles. Más allá de esos límites somos insensibles, ciegos y sordos. Hay cosas que percibimos muy bien, y cosas que apenas percibimos. Y otras que no percibimos. Nuestra ventanita perceptiva al mundo es maravillosa, pero es limitada.

Los humanos estamos bien preparados para atender los aspectos y escalas sólo de las realidades que, en la evolución de nuestra especie, han estado al alcance cotidiano. Percibimos bien lo que está a escala humana, como árboles y personas. También percibimos lo que es un poco menor, como semillas y cabellos. Y también lo que es un poco más grande, como bosques y grupos de personas. Pero somos ciegos para lo muy micro y para lo muy macro. No percibimos directamente ni los organelos de una célula humana, ni los macro conjuntos humanos. Sólo somos capaces de percibir en cierto rango de cuantías de cierto haz de cualidades. Los bebés tienen otras capacidades que los adultos. Los animales, otras. Pero los humanos somos los que podemos sintonizarnos con más variedad de objetos.

Comunicando las experiencias y arbitrándolas socialmente, mediante la información pública y la ciencia, logramos ampliar nuestras capacidades de detección, hacia lo menor y hacia lo mayor. Y también logramos capturar cualidades imperceptibles.

Aún en lo meso, donde se crió la especie humana, las capacidades sociales nos abren a nuevas definiciones de las unidades de la realidad, permitiéndonos concebirlas mediante cualidades invisibles, inaudibles, e intocables.  Nuestras capacidades personales, heredadas y experimentadas en sociedad, se complementan con nuevas capacidades sociales.

El desarrollo de nuestras capacidades nos hace comprender que hay entidades inclusivas, compuestas de entidades menores, y componiendo entidades mayores. Está en proceso un cambio en la concepción del mundo que reconoce el funcionamiento coordinado de lo micro con lo meso y con lo macro. Toda organización humana cambia según lo que emerge de sus potencialidades internas, de su nivel propio, y de su mundo. Y ninguna de esas fuentes de cambio es excluyente.

Lo humano existe en distintas escalas, desde las Naciones Unidas hasta nuestro ADN. Lo global alude a un tipo de interacciones sistémicas, más unipolares que pluri-polares.  La gobernanza alude a la cooperante relación entre los diversos niveles sociales institucionales. La democracia alude a la interacción de lo personal con el Estado. La descentralización alude a la necesidad de mejor cooperación entre diversos niveles comunales. La participación alude a la interacción de las personas con cada uno de esos niveles. Todas son nociones de raíz inclusiva, dialéctica, relacionando un todo con sus partes. Para que la democracia funcione mejor es esencial reconocer que las entidades de muy diferente nivel deben cooperar. Y ello implica ciertas condiciones de diálogo y de entendimiento.

Dardo Bardier

                                                                          

Compartir este post

Repost 0
Published by Dardo Bardier
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

Enlaces